Pinche aquí
Hoteles Agencias de viajes Vuelos
publicidad
publicidad
 
publicidad
  Por Fernando Martín Martín
SENDERISMO: CAMINAR POR PLACER

Escapar de la ciudad por unas horas y perderse por los rincones de nuestra geografía en busca de la mejor vista que nos depare la naturaleza. Esta frase puede resumir lo que es el senderismo. Sin olvidar que es una actividad saludable (si respetamos los límites de nuestro cuerpo), que es muy barata y que está al alcance de cualquiera.

He aquí unos cuantos consejos útiles. Sobre la época del año, cualquier momento es bueno para hacer una caminata, pero eso sí, sobre todo en invierno, hay que extremar las precauciones si sobrepasamos determinadas cotas (a partir de los 1.800 metros de altitud ya se considera Alta Montaña), ya que nos puede sorprender cualquier inclemencia meteorológica que nos impida continuar, o, lo que es aún peor, regresar. Desde primeros de abril hasta finales de octubre es la mejor época para realizar excursiones, especialmente para aquellas personas que tengan poca experiencia en el senderismo. En este caso, es importante prevenir otro riesgo diferente, el Sol. De todas formas es conveniente que en los meses de más calor e insolación se hagan excursiones que no sean excesivamente intensas, que discurran por zonas de sombra y además que se intente evitar las horas en las que el Sol y el calor pueden ser más dañinos.

Caminando en la naturaleza

Material básico que debemos llevar. Empezando por los pies, que son los que más pueden sufrir. Botas de montaña, preferiblemente impermeables y transpirables. También necesaria es la crema protectora, gafas de Sol, gorra o similar, chubasquero, ropa de abrigo (incluso en verano es conveniente llevarla, aunque sea en la mochila, por si hiciera falta), mapa de la zona e incluso una brújula, por si perdemos el camino, o por si los que nos perdemos somos nosotros. Si bien hay que tener conocimientos sobre su manejo. Agua, más cantidad de la que creamos necesaria, sobre todo si no conocemos si en la ruta encontraremos fuentes (hay que beber de vez en cuando, aunque no se tenga sed). Comida, pero no es bueno hincharse si queremos continuar cómodamente la excursión, pero sí es aconsejable llevar, además de la comida principal, unos frutos secos y/o chocolate, ya que nos servirán para recuperar fuerzas rápidamente si nos da un pequeño bajón. También es muy aconsejable llevar un teléfono móvil por si, aun tom ando todas las precauciones, necesitamos pedir ayuda. Aunque estemos deseando huir de la civilización, valga el móvil como icono de ella, nos puede sacar de apuros.

"Además es muy recomendable informar a algún familiar o a algún amigo acerca del recorrido que vamos a hacer en caso de que surjan dificultades"

Además es muy recomendable informar a algún familiar o a algún amigo acerca del recorrido que vamos a hacer para poder ser localizados con mayor facilidad en caso de que surjan dificultades. Mucha gente también lleva un bastón, el cual contribuye a nuestra comodidad y nos puede ayudar a salvar algún paso complicado. Los hay de varios modelos, pero los telescópicos pueden plegarse si no los necesitamos y podemos meterlos en la mochila. Por otro lado puede resultarnos algo incómodo si pasamos por algún sitio en el que necesitemos apoyarnos con las manos, pero, como ya he dicho antes, si es telescópico podemos guardarlo en la mochila. Por supuesto, huelga decirlo, la mochila es otro elemento que resulta imprescindible para meter todas las cosas que llevemos. Es muy importante que la mochila sea cómoda y podamos adaptarla a nuestro cuerpo ya que tendremos que llevarla durante varias horas, y una mochila que no nos proteja la espalda puede provocar que pasemos un desagradable día cuando lo que buscamos es precisamente lo contrario. Y cuidado con el peso que llevamos.

Es aconsejable que también llevemos un pequeño botiquín con cosas que sepamos usar y que no se estropeen. Lo agradeceremos aunque sólo sea para desinfectarnos alguna pequeña herida o para tratarnos una picadura de algún insecto.
Y nada más, ya sólo queda elegir la ruta, buscar compañeros para el camino, que siempre será más agradable en buena compañía, y disfrutar del contacto con la naturaleza mientras practicamos un deporte.

ALGUNAS RUTAS EN LA COMUNIDAD DE MADRID Y REGIONES LIMÍTROFES
La Comunidad de Madrid es una privilegiada en lo que a senderismo se refiere, especialmente, en sus extremos norte y oeste. Una de las rutas más elegidas es la ascensión al Pico de Peñalara, si bien ésta requiere una cierta habilidad y experiencia, porque se sube a 2.430 metros. Esa dificultad es la que hace que la recompensa al final de la caminata sea mayor.

Los puertos de Cotos, Morcuera y Canencia también están llenos de sendas, como Somosierra, que marca la frontera entre Madrid y Segovia, donde se puede recordar la famosa batalla contra los lanceros polacos, que luchaban en nombre de las fuerzas napoleónicas. Muy cerca de allí está el Hayedo de Montejo, el bosque de hayas más meridional de Europa.

En la sierra oeste desde Robledo de Chavela se puede recorrer la garganta del Río Cofio, excavada en la roca por la erosión fluvial.
Pero sin duda el lugar más caminado por los madrileños menos expertos es La Pedriza. Desde la charca verde hasta el nacimiento del Manzanares, a través de un terreno quebrado de gran belleza.

En los alrededores de Manzanares el Real se encuentra el Puente de los Pollos, un arco de piedra provocado naturalmente por la erosión y las grietas en la roca.
El valle del Lozoya es también bastante frecuentado. Una ruta recomendada, desde el Pontón de la Oliva, hasta el embalse de El Atazar.

Estas son unas simples orientaciones, pero no siempre es necesario caminar por rutas marcadas. Lo mejor es sentirse libre de elegir la dirección que nos apetezca en cada momento, y descubrir nuevos rincones que poca gente ha tenido el privilegio de observar.

publicidad
publicidad
 
<<< Volver Imprimir el artículo Imprimir Enviar el artículo Enviar
 
     
 

©80 Días, revista de turismo S. L.

| Aviso legal | Política de privacidad |