Paloma Gil
paloma.gil@revista80dias.es
Nepal: la curiosidad y la alegría

Viajar a Nepal es dejar atrás el mundo que dominamos y adentrarnos en lo desconocido, para recrearnos en la nueva persona en la que vamos a convertirnos después de una experiencia semejante. Porque Nepal es muchas cosas: calles desgastadas, esculturas de piedra, pagodas, máscaras terroríficas, pergaminos, alfombras, música, gastronomía, religión y esoterismo, pero sobre todo, es alegría. Es algo tan distinto que hay que verlo para creerlo.

“Si quieres conocer el pasado mira el presente que es su resultado. Si quieres conocer el futuro, mira el presente que es su causa”

Nepal es un país muy diverso, muy diferente y lleno de contrastes. La Historia se entremezcla con la cultura actual, el deporte con la religión; todo tiene cabida. Por esa razón, viajar a lo largo de este territorio puede llevarnos mucho tiempo, así que lo mejor es hacer una selección de los lugares que se quiere visitar.

Katmandú es la capital y también el centro neurálgico de la cultura, el comercio y los negocios, además  de ser la ciudad más grande del reino. La plaza Durban con sus templos budistas e hinduistas, el antiguo palacio real y la estatua del dios mono, Hanuman, o la casa de la diosa viviente, Kumari, son sólo algunos pequeños ejemplos de lo más interesante.

Por el camino que asciende a Katmandú se encuentra la estupa de Swayambhunath, más conocida como el Templo del Mono, en cuya fachada se encuentran los grandes ojos de Buda a los cuatro lados de la estupa. Ojos que surgen por encima de la gran bóveda blanca que representa el Nirvana y que simboliza la sabiduría vigilante de Buda. Es una de las joyas más arquitectónicas del budismo, además resulta muy simpático puesto que es un lugar que ha sido tomado, literalmente, por los monos.

A unos 5 kilómetros, bajo la reserva natural de Nagarjun, están los jardines acuáticos de Balaju, con una estatua de Vishnu reclinada y un dragón custodio de 22 cabezas. En dirección sur, a unos 19 kilómetros más, están los jardines botánicos reales del río Godavari, un lugar de ensueño, en el que se puede pasear a través de un sinfín de flores, árboles y arbustos, además es un lugar fresco, lo que se agradece ya que durante el día, Katmandú suele ser un sitio muy caluroso.

La ciudad de los templos (Bhaktapur) acoge la Galería Nacional de Arte, ubicada en el antiguo Palacio Malla, con un enorme repertorio de pinturas coloristas, sobre plantas y animales autóctonos. En la misma también se encuentra el Museo Nacional de Artesanía de Madera (las tallas Newari que dan fama a la ciudad) y los Museos de latón y bronce.

“Las oportunidades vienen, pero no se rezagan”

Patán, al otro lado del río Bagmati, es la segunda ciudad del valle por su extensión. Presume de enclaves históricos y artísticos como la plaza Patan Durbar, Krishna Mandir, el Baño Real, el Templo Kumbheshwor y el Templo Dorado. Y para los que van con tiempo de sobra, el zoo de Jawalakhel, tiene animales de lo más exótico.

En este valle hay templos casi de cualquier divinidad y finalidad. El templo del dios elefante Ganesh, es el de la buena suerte, aunque hay 4 templos más dedicados a este díos en el mismo valle: en la palza Durbar de Katmandú, en Chabahil, en Chobar y en Bhaktapur.

La ciudad de nacimiento de Buda, Lumbini, es un lugar de peregrinación de los más importantes del mundo. Desde Nagarkot, un pueblecito encantador, se puede divisar el Everest. Y desde Pokhara, junto al lago Phewa, se puede ver el Himalaya.


Lo que no te puedes perder

  • Pasear en elefante por el Parque Nacional Real Chitwan, el primer parque nacional del país.
  • Sobrevolar el Everest. La mayoría de las compañías aéreas nacionales organizan vuelos en aviones ligeros para contemplar el Annapurna.
  • Rafting por los enormes ríos del país. En algunos lugares es necesario un permiso previo.
  • Montar en globo y hacer parapente en Katmandú, incluso en algunos sitios se puede hacer parapente con motor.
  • La artesanía tibetana de la estupa de Bodnath, centro cultural de los exiliados de Tibet tras la ocupación china.
  • El famosísimo bazar de Gorkha, que fue el hogar de la dinastía Shah y también residencia original de los soldados Gurkha. Se trata de un pueblecito de montaña de fácil acceso.
  • Hacer senderismo, especialmente de septiembre a mayo y actualmente no hace falta permiso para las zonas designadas por el gobierno nepalí, que son las mejor señalizadas.

QUÉ COMER

Si bien es cierto que las especialidades culinarias dependen en gran medida de la zona que se visita, también lo es que hay una serie de platos que no podéis dejar de probar.

Las lentejas con arroz son muy populares (Dal Bhat), en general todo está bastante especiado, pero las verduras llamadas Tarkan, os las recomiendo porque son bastante sabrosas. Suelen acompañar todo con unas tortitas de trigo y harina de arroz, que se llaman Rotis y, por último, para los más valientes, el Gurr, que es un plato típico de los sherpas  y que consiste en patatas crudas, con muchas especias, horneadas como tortitas en una superficie caliente de piedra y mezcladas con leche, té y agua. Es un plato bastante diferente, pero creo que merece la pena probarlo.

En cuanto a las bebidas, os recomiendo que el agua la bebáis siempre embotellada. Lo más típico en Nepal, es el , que suelen tomar con leche, azúcar y especias y que, en las montañas además le añaden un poco de mantequilla de yak. Las bebidas alcohólicas tienen pocos grados, excepto el Arak, que es un licor de patata. Luego está el Raksi, que es como una cerveza de trigo o harina y el chang, que es cerveza de maíz, de cebada o de mijo fermentado.


QUÉ COMPRAR

Se pueden encontrar grandes gangas, pero hay que ser hábil y prestar mucha atención a los timos y las imitaciones.

Lo más popular son las prendas de vestir, especialmente los tejidos a mano y de vivos colores. También las famosas pashminas de lana de cabra, los cuchillos nacionales, que llaman khukri, cuencos de té tibetano, máscaras de danzas tradicionales de papel maché, estatuillas y objetos budistas, flautas de bambú y todo tipo de objetos ornamentales y de decoración.

Como nota de color, existe un instrumento musical muy popular, llamado saranghi, que es una viola de 4 cuerdas y que se toca con un arco de crin de caballo.


CÓMO IR

Hay muy pocos vuelos directos a Nepal, por lo que hay muchas rutas a seguir, siempre con escalas en otros países, y el único aeropuerto internacional del país es el de Trubhuyan, en Katmandú.

Se suelen recorrer las rutas tradicionales por tierra entre India y Nepal y el mejor medio de transporte para eso, por muy extraño que pueda parecer, es el autobús, que además acaba siendo el más rápido.

Hay tres cruces fronterizos principales: Sunali-Bhairawa, Birganj-Raxaul y Kakarbhitta-Siliguri. El primero es sin duda, el mejor (sale de Varanasi), el segundo es el más rápido, aunque yo no lo recomiendo tanto (sale de Calcuta) y el tercero es el más fácil (sale de Darjeeling). Aunque si no se quiere visitar Varanasi, se puede salir desde Delhi por el paso de Mahendrenagar-Banbassa, al oeste de Nepal.

El cruce entre Nepal y Tibet se hace a través de Kodari y permanece abierto para grupos organizados, pero ya no para viajeros independientes. Aunque hay que tener en cuenta que si ha llovido torrencialmente es posible que la tierra se haya desplazado y el paso esté igualmente cortado.


CÓMO DESPLAZARSE

En avión.- la compañía Royal Nepal Airlines (32 destinos y puntualidad) y algunas otras privadas ofrecen servicio de vuelos regulares, aunque también es cierto que muy caros y con serios retrasos, cuando no son cancelados directamente. Esto provoca que los aeropuertos sean caóticos, debido al enorme número de pasajeros que esperan los vuelos retrasados. Lo mejor es reservar con una semana de adelanto y luego reconfirmar todas las veces que sea posible.

En autobús.- es el principal medio de transporte porque es muy barato, aunque sea muy incómodo y bastante lento. Se mueven por cualquier tipo de carretera  esté pavimentada o no. Hay servicios exclusivos para turistas, porque los de uso común hay que compartirlos con todo tipo de animales. Hay servicios regulares a Katmandú desde todos los puestos aduaneros. Los servicios los suele operar la Corporación de Transporte de Nepal, aunque también hay compañías privadas. Hay autobuses turísticos con aire acondicionado, microbuses y furgonetas con entre 6 y 12 asientos. Pero también tengo que advertiros que conducir no es lo mejor que hacen los nepalíes y los accidentes están a la orden del día. Si se alquila con la CTN los conductores venden los billetes siguiendo un sistema de colores en función de 4 estrellas de calidad.

En tren.- la Nepal Janakpur-Jayanager Railways (NJJR) opera un servicio de pasajeros y carga en Terai oriental. Pero no es el medio de transporte más popular.

Otra opción es la bicicleta.- muy popular y en ocasiones más rápida que los propios autobuses. Es necesario asegurarse antes de que el timbre funcione correctamente. Las motos se pueden alquilar con un permiso especial.

Otros transportes.- Si alquilas un coche en Katmandú, suele llevar el chofer incluido, pero en el resto del país ya no es así. Tienen oficinas de alquiler internacional igual que en el resto del mundo y además la agencia Yeti Travels, que es  la autóctona. El permiso de conducir internacional sólo tiene 15 días de validez, a partir de entonces, es necesario que la autoridad local expida un permiso local. La edad mínima para conducir son los 18 años.  También hay taxis… con y sin taxímetro, por lo que hay que estar bien atento y negociar la tarifa antes de utilizarlos. Taxis bicicleta (rickshaw), motos de 3 ruedas (tempos) y coches tirados por personas. Todos ellos hacen las veces de taxi y suelen tener contador.


Himalaya

Templo

Mercado

Senderismo

Bahía

Bici

Multicolor


CUESTIONES IMPORTANTES

En Nepal se acostumbra a dar propinas en hoteles y restaurantes. En el resto de los lugares, no es aconsejable hacerlo. A los porteadores de trekking se les suele dar alrededor de 100 rupias por día.

Los nepalíes se acuestan muy pronto, por lo que la vida nocturna se reduce bastante. Algunos restaurantes, templos y hoteles pueden tener algún tipo de entretenimiento, pero no es lo más común, y ese entretenimiento se reduce a juegos de cartas, bailes tradicionales y espectáculos. Especialmente en la capital.

La moneda que utilizan es la rupia nepalí (NPR), que se compone de 100 paisas. Tienen monedas de 5, 10 y 20 paisas; y billetes de 1, 2, 5, 10, 20, 50, 200 y 500 rupias. Y, tomad nota, porque todos los turistas, excepto los de la India,  están obligados a pagar los billetes de avión, permisos y facturas de hotel con moneda extranjera. Sí, lo sé, no tiene sentido, pero es así.

Para cambiar divisas, hay que hacerlo en un establecimiento autorizado, cosa importante para evitar abusos y timos. Las tarjetas de crédito (no las de débito) son bastante aceptadas e incluso se pueden utilizar en los cajeros. Los cheques de viaje sólo se aceptan en barcos y en los principales hoteles. Lo mejor es llevar dinero en efectivo.

También es importante saber que se puede llevar cualquier cantidad de dinero en moneda extranjera, pero hay que declararla al entrar, porque al salir sólo te dejan volver a cambiar a moneda extranjera el 10% de la moneda local que hayas comprado. Y además hay que presentar el recibo de cambio.

En Nepal se conduce por la izquierda.  Pero su concepto de conducir no tiene mucho que ver con el nuestro.