Paloma Gil Por Paloma Gil
paloma.gil@revista80dias.es
Volver de vacaciones

Volver a la rutina se hace un poco más duro, si cabe, en septiembre, porque agosto es un mes cuyas posibilidades se hacen patentes de por sí. Sin embargo, septiembre siempre es un mes marcado por la vuelta al cole y la ansiedad que todo ello supone. Por esa razón hemos sopesado las diferentes posibilidades para superar este bache y coger de nuevo el año con todas nuestra fuerzas.

El cine no es un trozo de vida, sino un pedazo de pastel

Viajar a través de la magia del cine nos permite salir de la realidad y transportarnos, temporalmente, a aquellos lugares que nos son agradables. Sí es cierto que ir al cine, aunque divertido, comienza a ser un lujo. Ver la película dentro de la sala te ayuda a desconectar del resto del mundo, pero es caro. Quizá pueda resultar igual de bueno un ambiente relajado en casa, con unos amigos, con alguien especial, donde se puede comer, beber, fumar y parar la película para ir al baño (aunque esto rompa parte del encanto). Una buena película, larga, sin anuncios, y a soñar que nos hemos ido a dar la vuelta al mundo en el tiempo y en el espacio.

La lectura es para el espíritu lo que la gimnasia para el cuerpo

Topicazo… pero no van por ahí los tiros. No es necesario que nos apuntemos al típico gimnasio para machacarnos a lo bestia por haber descansado en vacaciones y haber cogido algún kilillo de más, porque con la vuelta a la rutina esos kilos se van solos. Y es que ya sabéis que volver a la rutina significa pasar de los aperitivos, las cañas en las terrazas y comer a deshoras, así que los cuerpos volverán a sus volúmenes de antes y la idea de ir al gimnasio es para conocer a gente nueva, para desahogar nuestras crisis, para  movernos más allá de la oficina y la casa. Fitness, artes marciales, yoga, pilates, aerobic, natación… Hay miles de cosas dentro de un gimnasio que nos harán relajarnos mucho antes de volver a casa o al trabajo. Así que apúntate a alguna actividad en seguida y sé constante.


-publicidad-

MARQ

En la siesta y en el juego se conoce al caballero

La famosa y deliciosa siesta. Hay que hacerse con un hueco para este lujo. De momento es gratis, el tema es encontrar un hueco y que nadie nos lo quite. Pero partir la jornada en dos es una forma de relajar. No tiene por qué ser una siesta en la que uno se quede completamente dormido, puede ser nada más un pequeño tiempo de relax, reservado para uno mismo, en un sillón, en la cama, en la silla de la oficina, en un parque, cualquier sitio es bueno. La intención es relajarse un poco y partir literalmente la jornada de manera que no se nos haga tan pesada.

El corazón en paz ve una fiesta en todas las aldeas

Por decreto, a partir de ahora hay que señalar un día para cenar o salir con los amigos a dar un paseo. Un día a la semana es obligatorio. Hoy cocino yo, luego tú, luego cocinan ellos. Una vez en casa de cada uno, así pasaremos la semana pensando en con qué nos van a sorprender o con qué vamos a sorprender nosotros a nuestros amigos. Una cena temática: italiana, japonesa, alemana, sueca, vegetariana, barbacoa. Cualquier idea se admite, como si queréis preparar una noche con todos en un solo color y hay que buscar platos, servilletas, vasos… Todo verde… Hay que hacer salsa verde para el pescado y para el arroz… De beber… Algo de manzana o de té verde… Echadle imaginación y pasaréis la semana soñando con ese momento.

La guerra es un juego serio

¿Cuántas veces al día os planteáis asesinar a alguien? Quizá bastaría con darle una buena patada en la espinilla sin llegar a tumbarlo, pero antes de llegar a mayores, una buena técnica antiestress y antidepresiva es la del deporte de riesgo y de equipo. Tranquilos porque no estoy hablando de fútbol ni nada por estilo, me refiero a algo puntual, que no suponga la obligación de ir a entrenar y quedar para los partidos y que pueda, llegado el caso, generar aún más problemas de los que pretende solucionar. Un tratamiento express de sesión única: paint ball, por ejemplo. Armados hasta las orejas, con el uniforme ajustado y la recortada llena de pintura verde. Vamos a por el equipo azul, sin piedad. Esto es pura adrenalina en efervescencia y después: la paz. No hay más. Tenéis que probarlo.


-publicidad-

ShootBalls

Lo mejor del viaje es lo de antes y lo de después

Otra opción es comenzar desde ya a planear las próximas vacaciones, la próxima escapada. Soñar siempre da ánimos y preparar un viaje a veces es casi mejor que hacerlo, así que vamos a buscar folletos, páginas y blogs que nos den ideas y consejos sobre los mejores lugares, los mejores precios, los mejores hoteles y los mejores restaurantes. Consejos para visitar lugares que realmente merezcan la pena y que no se nos escape ni el más mínimo detalle. Buscando a conciencia es como conseguiremos que nuestra próxima escapadita sea perfecta e inolvidable. Entonces, a la vuelta debemos compartir con los demás, escribiendo nuestra experiencia en un blog y comenzando a preparar la siguiente.

Envía al mercado a tu sangre azul y a ver qué compra

Mercadillos. Durante todo el otoño hay un sinfín de mercadillos a lo largo y ancho del territorio. Mercadillos medievales, temáticos, de artesanías, de adviento… A partir de septiembre los mercadillos son parte del paisaje de las plazas de casi todos los pueblos y ciudades del mundo. En ellos se puede comprar casi cualquier cosa, normalmente a precios bastante razonables. E incluso, con un espíritu un poquito más rebelde, uno se puede disfrazar y entremezclar con la gente como si se tratase de una aventura o de un viaje al pasado.

Todo es divertido para un corazón joven

Esto es para los fines de semana y sobre todo, para las parejas que tienen niños. Los parques temáticos son una manera muy original de pasar el día. Desde Futuroscope, en Francia, hasta el Parque de Atracciones de Madrid, pasando por el Prater de Viena, el Tivoli en Copenhague o Fantasilandia en Santiago de Chile. Da igual si se trata de un parque acuático o de un zoológico, si es temático como el de Asterix o el de Snoopy o si se parece más a la feria de un pueblo. El caso es reunir a la familia, a un grupo de amigos, a la pareja y decidirse a pasar un día entero como los propios niños la mañana de Navidad. Eso sí, yo recomiendo llevar una mochila con algo de comer y mucha agua, porque una vez dentro, los precios se disparan terriblemente y el día ya no compensa.

Cena con los amigos

Cine con los amigos

Mercadillo

Paint Ball

Paint Ball

Siesta


CONSEJOS

  • La posibilidad de incorporarse al trabajo un par de días después de llegar de viaje y, si es factible, un miércoles harán la primera semana más corta.
  • Aprender a delegar y no asumir todas las tareas de golpe.
  • No realizar comidas demasiado copiosas o después nos sentiremos aún peor.
  • Escalonar las vacaciones y así asegurarnos de poder realizar diversas escapadas a lo largo del año.
  • Tomárselo todo con mucho humor. No es fácil, pero con humor es más divertido.
  • Evitar hacer horas extras, al menos al principio.
  • Destinar un tiempo para el descanso. 5 minutos para el cigarrito, un café de los rápidos, un chiste con el compañero...