Alemania

Fröhliche Weihnachten und prost Neujahr!

San Silvestre
Los alemanes también honran a San Silvestre, noche que toma su nombre del papa Silvestre, en el siglo IV. La última noche del año, los alemanes celebran una sonada fiesta con fuegos artificiales incluidos. Tras la tradicional cena, las familias y los amigos se reúnes y suben a las azoteas de las casas, para lanzar desde allí sus propios fuegos ratifícales y tracas de petardos que ahuyenten a los malos espíritus con su desagradable estruendo.

Las tradiciones
Tras la cena de nochevieja, toca el turno de las predicciones para el nuevo año. Lo más común es derretir un poco de plomo sobre una cuchara con una vela. Cuando está derretido, se vierte sobre un cuenco con agua y se espera a que tome forma. Las flores, bolitas, estrellas y puntitos son augurio de buena suerte, los anillos, coronas y círculos huecos, indican matrimonio… sin embargo, las formas de tridente traen malas noticias.

La tradición de recibir el año con estruendo para ahuyentar los malos espíritus, viene de muy lejos, pero no siempre hubo fuegos artificiales para recibirlo. En otro tiempo, los guardianes de las torres tocaban la corneta a las doce en punto, los serenos y guardias nocturnos, salían con la familia a cantar villancicos por la calle, los pastores golpeaban con palos las puertas y paredes, porque históricamente no sólo se pretendía mantener a raya a los demonios, sino más bien, despertar la simiente que permanecía dormida durante el invierno.

Navidad
En Alemania las celebraciones navideñas comienzan el 6 de diciembre, con la fiesta de San Nicolás, el patrón de los niños. Desde entonces, hasta la noche del 24 de diciembre, lo más destacado son los mercadillo de Adviento donde se pueden comer salchichas o dulces típicos acompañados del vino caliente que reconforta del frío. Y en los que se puede comprar cualquier tipo de artesanía, figuras de madera, velas... Prácticamente en todas las ciudades se organiza un mercadillo de este tipo.

En  Nochebuena  la mamá se ocupa de decorar el árbol de Navidad porque los niños no pueden verlo hasta la cena. Y lo adorna con manzanas, dulces, nueves, galletas, ángeles, recuerdos familiares, luces y velas.

Después de la cena de Nochebuena, los niños abren sus regalos. Hay una campanilla colgada tras la puerta del salón y cuando ésta suena los niños salen corriendo a buscar, bajo el árbol, los regalos. También es costumbre que cada miembro de la familia reciba un plato con dulces típicos.

Pero antes de que los niños reciban sus regalos, la noche del 5 de diciembre, Papá Noel y su ayudante Knecht Ruprecht visitan las casas para evaluar el comportamiento de los niños. A los que han sido buenos durante todo el año, Santa les regala dulces, nueces y manzanas, mientras Ruprecht se encarga de castigar a los que han sido malos.

¿Cuál es la comida típica de estas fiestas?
Popularmente, en Alemania, se cree que aquél que no cene en Nochebuena será llevado por los demonios durante la noche, por eso se cocina una gran variedad de platos como salchichas blancas, ganso asado, pan relleno de frutas (Desde Atollen), barras de pan con especias (Lebkuchen) y rebanadas de pan con nueces, pasas, limón y fruta escarchada (Christollen).

La cena de Navidad, suele ser ligera, por ejemplo en Baviera lo más común es cenar salchichas blancas con ensalada de patata. Mientras que en la comida de Navidad lo más apreciado es la carpa, especialmente al norte de Alemania. En cambio, al sur, es más popular comer ganso asado con repollo, manzanas rellenas de mermelada y albóndigas de patata. Lo que no puede faltar es el famoso y delicioso aguardiente de cereza: kirsch.

El vino caliente, el ponche y los dulces como la pasta dulce o el pan de Navidad tampoco pueden faltar.

Mientras que al cena de nochevieja consta de carpa, un pez que si no es pescado, puede alcanzar los 100 años de edad… para simbolizar la longevidad, luego las sopas con lentejas o legumbres, para simbolizar la abundancia. Sin embargo, evitan los platos de aves y animales con alas, ya que la suerte podría salir volando.

Entre las bebidas destacan el Sekt (vino espumoso) y el Feuerzangebowle, literalmente ponche de las tenazas para el fuego; una mezcla de arrac o ron, vino tinto, naranja, limón, clavo y canela. La gracia consiste en, una vez preparado, añadirle con las tenazas un terrón de azúcar bañado en ron, al que se le prende fuego.

El primer árbol de Navidad
Se cree que el primer árbol de Navidad decorado apareció en Alemania hacia el siglo XVII. En 1605, un árbol fue decorado para ambientar el frío de la Navidad. En 1800 la idea llegó a Finlandia, desde donde se extendió al resto de los países nórdicos. En 1829 la costumbre llegó a Inglaterra y, el príncipe Alberto, marido de la reino Victoria, ordenó adornar el castillo de Windsor con un árbol navideño en 1841. Y desde entonces la costumbre de adornar un abeto se extendió por todo el mundo.

El Festival de Tollwood
Desde el 26 de noviembre y hasta el 31 de diciembre, el festival de Tollwood se celebrará por novena vez en el Teheresienwiese de Munich. Este hermoso y extraordinario mercado de invierno dará cabida nuevamente este año a exclusivos artesanos y también a gastrónomos mundiales que deleitarán al público con el mejor saber culinario mundial.

Piezas de teatro, objetos de decoración navideña y recetas culinarias típicas de estas fechas, todo esto y mucho más puedes encontrarlo en el festival Tollwood 2008, sin olvidar la legendaria fiesta de año nuevo.

Mercadillos de navidad
A partir del primer domingo de Adviento, casi todas las ciudades alemanas inauguran sus mercadillos de Navidad. En pleno casco antiguo, se reparten decenas de pequeños quioscos de madera dedicados a la venta de productos artesanales, decoraciones de Navidad, juguetes, vinos calientes, galletas y especialidades locales. Música y coros de niños contribuyen con sus cantos a crear este ambiente de fiesta.