revista80dias.es

La fuente de la belleza, en Druskininkai

 

PALOMA GIL / FOTOS: ALBERTO PERAL

Druskininkai es uno de los balnearios más antiguos de Lituania. Esto no quiere decir que esté en ruinas por ser el más viejo, todo lo contrario, se trata, literalmente, de una ciudad balneario con solera. Todo está cerca, todo está pensado, todo está preparado y listo para que uno llegue con su traje de baño y su toalla al hombro y se detenga el tiempo para dar paso al placer absoluto, la relajación, la salud.

La Historia

Corría el siglo XVIII cuando se encontraron en Druskininkai las primeras minas de agua natural. Poco después hicieron su aparición los baños de fango, que se revelarían como uno de los mejores de Europa.  Su fama se extendió tanto que llegó a convertirse en una pequeña ciudad exclusiva, en la que la actividad balnearia atraía, en los albores del siglo XX, a la flor y nata de Moscú, San Petersburgo, Varsovia o Vilnius. Una burguesía que dedicaba los veranos a recuperar o mejorar su salud, tras los excesos del invierno. Y prueba de ello son las torres construidas a un lado del gran lago Druskininkai.
 
En la actualidad, las cosas han cambiado mucho o muy poco, según se mire. Las técnicas más modernas se han instalado en las 9 termas y el balneario de terapia curativa que hay en la ciudad, pero las aguas y los fangos, que al fin y al cabo son la base de un buen tratamiento, son los mismos que un día disfrutaron el zar Nicolás I, la emperatriz Alexandra Feodorovna , el gran duque Pablo Alexandrovich o la princesa Olga Karnovich Paley.  De hecho, fue el propio  rey de Polonia, Estanislao Augusto, quien proclamó Druskininkai “Complejo de salud”. Desde entonces, nada ha cambiado, sólo se ha mejorado un poco, se han descubierto nuevas aplicaciones y la oferta de salud se ha situado entre las mejores del mundo.

Las termas

A día de hoy, Druskininkai tiene capacidad para albergar nada menos que seis mil personas.  En sus centros se ofrecen las últimas tecnologías de diagnóstico y terapia, los óptimos procedimientos curativos: masajes subacuáticos, jacuzzi, baños minerales, de oxígeno, de hierbas, de lodo… además de las deliciosas y consabidas piscinas, saunas, salas de máquinas y cabinas de belleza.

Además, para aquellos que interpretan salud como una palabra que engloba tanto el cuerpo como la mente, pueden estar seguros de que están el lugar preciso, porque el parque natural de Dzukija es todo un paraíso. En el entorno hay 7 fuentes de agua mineral, completamente públicas, caminos rodeados de flores, senderos preparados para disfrutar de las bicicletas y que conducen hasta el místico valle de Raigardas.

Las terapias

¿Qué es lo que diferencia Druskinikai de otros balnearios? Sin duda las propiedades de sus aguas. En el siglo XVIII se consideraban aguas mágicas por los beneficios que reportaban a los pacientes. En el siglo XXI, quizá no sean mágicas, pero siguen manteniendo un halo de misterio en virtud del cuál se explica que se recomienden tanto para curar una herida, como para aliviar el reumatismo y un paso más allá, sean propicias para solucionar los problemas gastrointestinales o neurológicos.

Vayamos paso a paso, porque todos los balnearios del mundo son beneficiosos para los problemas de la piel gracias al yodo y las sales minerales de sus aguas. También son buenos para los problemas reumáticos y de huesos, por el calcio y el magnesio, y en general se recomiendan para las heridas o para los problemas musculares, ya que en estos centros de salud se favorece la natación, los masajes, los circuitos con chorros de agua, etcétera.

¿Cuál es la gran diferencia en Druskininkai?

Algunas de las indicaciones crenoterápicas de los fangos se emplean en las afecciones del aparato locomotor, pero también para dolencias dermatológicas, trastornos vasculares, digestivos o metabólicos y… por supuesto, ginecológicos. La gran novedad es el reciente descubrimiento de que los beneficios neurológicos de las aguas termales pueden aplicarse a problemas de tipo sexual y genital.

El proceso es sencillo: gracias a la temperatura del agua, al entrar en contacto con la piel, la estimula permitiendo una absorción más rápida y profunda de determinados minerales contenidos en dicha agua. Los minerales entran en el organismo a través de la piel y son depositados en el tejido celular subcutáneo, donde activan el metabolismo orgánico a través del eje hipotálamo-suprarrenal. Así mientras el cuerpo elimina toxinas y gérmenes (debido en parte al calor), aumenta la presión hidrostática del cuerpo, provocando el aumento de la presión sanguínea. Esto favorece una mayor oxigenación, que permite a su vez, una mejor circulación sanguínea y una mejor recepción en los puntos nerviosos. Todo ello repercute beneficiosamente mejorando problemas de impotencia, anafrodisia, eyaculación precoz, disfunción eréctil, vaginismo…  el equipo médico diagnosticará cuál es el mejor tratamiento para cada paciente, pero desde luego se trata de toda una novedad.

Otros beneficios importantes y que también resultan novedosos son las propiedades termales curativas para enfermedades como la diabetes, la obesidad o la gota. Siguiendo el mismo procedimiento de eliminación de toxinas, es decir, gracias a los elementos minerales contenidos en el agua termal de Druskininkai, se pueden eliminar también el exceso de grasa, el exceso de azúcar en el cuerpo o incluso el exceso de ácido úrico. Los resultados son sorprendentes incluso para los propios especialistas.

Criogenización

Sí, efectivamente, el proceso de criogenización es permanente y controvertido. Se trata de la conservación de las estructuras biológicas mediante el frío, pero aclaremos que no tiene porqué ser un procedimiento únicamente aplicado a la conservación del tejido humano con esperanza de que permanezca indefinidamente a lo largo del tiempo en periodo de hibernación.  No, en Druskininkai, se emplea la criogenización, como sistema para conservar y mejorar las estructuras biológicas, las externas como la piel, y las internas como el corazón, ofreciendo una sesión de pocos segundos  en la que el paciente se expone a una temperatura de muchos grados bajo cero, a base de hidrógeno líquido, que permite obtener una serie de beneficios notables en muy poco tiempo.  Uno entra allí con más miedo que vergüenza y medio minuto después, sale como recién parido. Nuevo. Es una experiencia absolutamente recomendable para todo el mundo. Y a precios algo más que asequibles.

La Fuente de  la  belleza

En Druskininkai están contempladas todas las necesidades.  Cierto es que las propiedades termales favorecen la eliminación de grasa corporal y uno puede perder unos kilitos en el balneario. También, la composición del agua permite corregir problemas en la piel, desde un simple acné hasta la soriasis, pasando por las arrugas más profundas.

Pero es que además, en las inmediaciones de la ciudad, junto al río, está la conocida Fuente de la Belleza… en cuyas aguas reside el secreto de tan preciado don. Y la gente acude con botellas y jarras para llenarlas de agua y poder lavarse la cara durante largo tiempo, en la intimidad de su hogar. Con la seguridad de que esa agua salada y picante les proporcionará un aspecto saludable y potenciará su hermosura.

Información interesante

No todo en Druskininkai es salud y balneario. Porque cuenta con el parque acuático, el Druskininkai AquaPark,  más grande de los países bálticos y además en 2011 tendrá una de las mayores pistas de esquí cubierto de toda Europa.

Es la cuna de grandes artistas como Jacques Lipchitz, escultor cubista o, un poco más conocido, el padre del actor Charles Bronson.  El compositor y pintor Mikalojus Konstantinas Čiurlionis convirtió la ciudad en su residencia  y el museo que hoy está abierto es su memoria constituye un verdadero centro cultural donde se celebran un buen número de eventos todos los años. Un evento poético anual  es la “Declamación poética de Druskininkai”, que reúne autores de talla mundial. Durante los meses de primavera y verano  la ciudad se convierte en un hervidero cultural de primer orden en el que todo el mundo tiene un hueco.

Otra idea es visitar a pocos kilómetros, el Grutas Parkas, un Parque temático con todo el material retirado tras la caída del régimen soviético, cuya distribución y presentación es tan rigurosa que merece la pena, especialmente desde un punto de vista didáctico.

Cómo llegar

Si se dispone de vehículo propio, que es lo más cómodo para desplazarse dentro de Lituania, ya que las carreteras están en muy buen estado. Desde Vilnius hasta Druskininkai hay unos 125km. El trayecto está perfectamente indicado siguiendo primero la E28 y después la A4. Si se prefiere ir por carretera, son 150km por la 220.

Desde Kaunas hasta Druskininkai  hay 120km. siguiendo la carretera 130. Un trayecto de una hora y media más o menos.

Desde Varsovia hay 360km. y 290km. desde Minsk.

En otro caso, lo mejor será el autobús. Druskininkai tiene conexión diaria con Vilnius, Kaunas y Klaipeda. También tiene conexiones directas con Estonia, Letonia, Ucrania, Polonia, Rusia, Bielorrusia y Alemania.

Patrocinado por la Oficina de Turismo de Lituania

PUBLICIDAD