Islandia

Trece Papás Nöeles en una isla

INFORMACIÓN RELACIONADA

EVENTOS DESTACADOS

Islandia es una isla volcánica exótica que durante 2010 se ha hecho famosa por la erupción del volcán Eyjafjalla, que en abril obligó a cerrar el espacio aéreo de buena parte de Europa. La Navidad en esta isla sigue muchas de las tradiciones europeas, por lo que, además de visitarla para disfrutar de estas fechas, también es una buena oportunidad para conocer su maravillosa naturaleza.

Más Papá Nöeles que en ningún sitio

La tradición islandesa habla de más de 13 Papá Nöeles que campan por las tierras de esta isla oceánica (realmente no se pueden identificar plenamente con Santa Claus, ya que descienden de los trolls…). Como en otras partes de Europa, la función de estos Santa Claus es la de traer los regalos. La principal celebración en Islandia tiene lugar el día 24 de diciembre, la víspera de Navidad, cuando se produce el intercambio de regalos.

Antes, el 23 de diciembre se celebra Thorláksmessa, que es una especie de barra libre para que todas las tiendas abran hasta casi las doce de la noche: así se pueden comprar los últimos regalos. Después, las tiendas cierran los siguientes tres días. Por su lado, los más pequeños suelen dejar un zapato en sus ventanas, desde el 12 de diciembre hasta el 24 del mismo mes. Si se han portado bien, uno de los 13 Santas que andan repartidos por Islandia les dejará un regalo. En caso contrario, el premio será un patata.

Los árboles navideños no pueden faltar en las casas y plazas islandesas, con sus múltiples adornos y luces. En cuanto a esto último, las luces, en Islandia existen dos tipos de decoraciones luminosas, denominadas de Adviento. Una de ellas es la que se compone de cuatro candelabros, uno por cada domingo desde que empieza el Adviento hasta el día de Navidad. La otra variedad se compone de un candelabro con forma triangular y siete llamas (en nuestros días son eléctricas), con el que se suele adornar hasta el 6 de enero.

Fiesta en Nochevieja

Los islandeses suelen festejar la Navidad con una cena en familia y la fiesta de verdad la reservan para la víspera del día de Año Nuevo, en Nochevieja. Realmente, cuando se cambia de año y de día, los más representativo de las fiesta islandesa que se desata son los fuegos artificiales (nada que ver con una erupción volcánica, por supuesto). Las personas pueden compran petardos y cohetes para tirarlos durante esta noche, aunque hay que solicitar un permiso de las autoridades.

En las bahías, además de los fuegos artificiales, los barcos hacen sonar sus bocinas y campanas para recibir el Año Nuevo. Y, como sucede en España, por ejemplo, después de media noche la gente suele salir de fiesta a los pubs y discotecas para disfrutar con los amigos y desconocidos el inicio del nuevo año. Claro, el día de Año Nuevo la actividad en Islandia es mínima y el descanso es la norma común, sin excepciones.

Por último, el 6 de enero es el último día de las fiestas Navideñas como tal. Los nietos suelen empezar el colegio y durante la noche las familias se reúnen para cenar. A partir de este día todo vuelve a la normalidad. En Islandia no hay tradición de Reyes Magos, por lo que ningún pequeño espera la llegada de los mismos.

Cuéntanos tus experiencias e ideas

Síguenos en directo en

Copyright 2010 - revista80dias.es