Publicidad
Publicidad
Ir a la página principal Alojamientos

Lookotels: "Vendemos tiempos de descanso y el cliente paga por el uso del hotel"

Actualizado el Miércoles, 17-Nov-2010 20:52 (GMT+1)
Jesús Menéndez, director general de Lookotels.

Jesús Menéndez, director general de Lookotels.

MADRID.- La firma de alojamientos Lookotels está calentando motores para la inauguración de su primer establecimiento en 2011. Sin embargo, esta compañía no se puede calificar de tradicional: sus hoteles estarán compuestos de diversos módulos apilables que conformarán las habitaciones del establecimiento. Jesús Menéndez, director general de la firma, califica el modelo de Lookotels como “revolucionario”. El directivo, que ya viene con una larga experiencia en el sector a sus espaldas, ha recibido a Revista80dias.es en las oficinas que la empresa posee en Madrid para explicar cómo funcionará este nuevo concepto de hotelería.

Pregunta.- ¿Por qué surge Lookotels y cuál es el concepto que lo guía?
Respuesta.- El proyecto, en el que llevamos trabajando cuatro años con un equipo de 500 ingenieros, surge por la necesidad que hay en el mercado de buscar un alojamiento diferente. Una vez que aparecen las compañías aéreas low cost, empezamos a preocupamos por encontrar un sistema de alojamiento asequible para el cliente, fácil, versátil, ecológico, que implique un montaje rápido y cuyos costes de personal para el explotador sean bastante reducidos. Por ejemplo, en la hotelería normal tardas aproximadamente unos 24 meses en montar un alojamiento, mientras que nosotros hemos llegado a reducirlo a menos de seis meses para un hotel de 100 habitaciones.

P.- ¿Supongo que todo es prefabricado?
R.- El sistema de construcción no usa ni agua, ni ladrillos ni arena. Se trata de unos sistemas modulares y todo se concibe en un estudio y se industrializa la construcción en una fábrica dentro de España. Entonces, son módulos ya prefabricados que se van montando como si fuesen un “Lego”; se van uniendo unos con otros y presenta varias alternativas de crecimiento: a lo largo, a lo ancho, etcétera.

P.- ¿Cómo son los módulos-habitaciones?
R.- Las habitaciones son completamente domotizadas, con un control que regula la intensidad de la luz, los diferentes ambientes, las persianas, la temperatura. Además, en los hoteles se facilita wi-fi gratuito para todos los clientes, así como telefonía IP gratis, que permite llamar a números fijos sin coste. Además, fabricamos tres tipos de habitaciones: estándar, superior y premium. Siempre buscamos que el cliente tenga un gran confort en la habitación y, por ejemplo, el baño está concebido como en los yates de lujo.

Por su lado, la alimentación del huésped funciona a través de máquinas de vending de última generación. Y estamos estudiando con diferentes compañías varios productos de muy buena calidad que se renueven todos los días.

Recreación de un Lookotel.

Recreación de un Lookotel.

P.- Antes se refería a los costes de personal, que en un hotel tradicional pueden suponer más del 30% de los gastos totales, ¿qué reducción se produce en los mismos con el modelo que ustedes proponen?
R.- El ahorro se sitúa en torno a un 70% de los costes que supondrían en un hotel normal, porque en un alojamiento tradicional de 100 habitaciones serían necesarias unas 21 personas para manejarlo. Mientras que un Lookotel de la misma capacidad puede gestionarse con seis personas. Además, otros procesos se aligeran, ya que, por ejemplo, nuestros hoteles cuentan con un sistema de entrada y salida (check-in y check-out) completamente automatizado, traducido a ocho idiomas, que permite sacar la tarjeta de embarque de los vuelos de los clientes desde el propio terminal. Este sistema está conectado a todos los GDS (sistemas de distribución) y portales de reservas de Internet. De tal manera que el cliente llega al hotel, introduce su código de reserva y el sistema le facilita la llave, o bien introduce la tarjeta de crédito.

P.- ¿Qué requisitos debe cumplir el inversor que quiera montar un hotel bajo el concepto de Lookotels?
R.- En cuanto a requisitos económicos, un establecimiento de unas cien habitaciones, totalmente acabado para funcionar, necesitaría una inversión de 5,5 millones de euros, aproximadamente. Nosotros montamos y gestionamos el alojamiento. No solamente hacemos lo que es la decoración y montaje del hotel, sino que lo gestionamos y damos una rentabilidad al inversor. Por ello, estamos contemplando un modelo de franquicia, pero siempre bajo el paraguas de la marca Lookotels, mucho más sencillo que los modelos de franquicia tradicionales, ya que lo más importante es el know-how y el sistema de comercialización, que es un poco complejo.

Lo bueno de estos hoteles es que se pueden montar y desmontar. Si el inversor monta 50 habitaciones y la demanda es muy alta, puede encargar otras 20 como si fuera un “Lego”. Y al contrario, si el emprendedor ha ensamblado 100 habitaciones y ve que se ha equivocado, puede desmontar las que le interese. Además, no es necesario comprar el suelo: lo puedo alquilar a quince o veinte años y llevarme el hotel a otra ubicación cuando se acabe el periodo del alquiler del suelo.

P.- Entonces, ¿hay un mínimo o un máximo de suelo para montar un Lookotel?
R.- Nosotros, cuando elegimos un suelo, hacemos un estudio de viabilidad. De hecho, ya hemos descartado varias ubicaciones en Madrid y en otras provincias, porque estudiamos la rentabilidad en función de la ubicación. A nosotros no nos gusta el concepto low cost para nuestra propuesta, sino el de “lowxurious”: bajo precio, pero con mucha calidad y buenas alternativas. Por eso, los Lookotels tienen que estar situados cerca de buenos centros de comunicaciones (aeropuertos, terminales de tren, de autobuses), bien ubicados y no en polígonos industriales, como sucede con las marcas de bajo coste.

Además, se pueden montar unidades de alojamiento para acompañantes de enfermos cerca de hospitales, por ejemplo. Varias instituciones nos han sondeado sobre la posibilidad de poder instalar treinta o cuarenta unidades. Cada cápsula pesa 2.500 kilos y se pueden realizar ensamblajes en terminales de aeropuertos, de autobuses...

P.- ¿Supongo que la concepción del espacio que tiene Lookotels puede afectar a la calificación de categoría que obtengan los hoteles?
R.- El tema de las estrellas depende de las comunidades autónomas. Pero para nosotros no es una cuestión de estrellas, que dependen de los metros cuadrados de las habitaciones, sino que ofrecemos un producto muy bueno. Así, te puedes encontrar un Lookotel que, en función de la comunidad autónoma, tenga una o dos estrellas. Pero con las calidades de un cuatro estrellas.

P.- ¿A través de que vías piensan ustedes comercializar las habitaciones del hotel?
R.- Lo haremos desde la página web, a través de un teléfono de atención al cliente 24 horas, agencias de viajes y portales de Internet. Sobre todo queremos colaborar con las agencias de viajes y los touroperadores.

P.- ¿Cuál es el perfil del cliente que se alojará en Lookotels?
R.- Pues personas que van desde los 18 años hasta los 45 años, aproximadamente. Y pensamos en jóvenes que se alojan por motivos vacacionales, turismo cultural o ejecutivos que quieran pasar una noche. La estancia media que hemos estimado es de un día aproximadamente. Son pernoctaciones muy rápidas y el precio máximo es de 50 euros.

P.- ¿Qué tarifas tendrán las habitaciones?
R.- Se pueden conseguir habitaciones por 30 euros o 35 euros sin ningún problema. Nosotros vendemos tiempos de descanso: 6, 12 y 24 horas. El cliente puede llegar a un hotel, estar seis horas y pagar por ese tiempo que ha usado y no por un día completo. Esto provoca una mayor rotación en la habitación, que beneficia al cliente, ya que se le puede ofrecer un mayor descuento en el precio de compra. Por parte del propietario se consiguen mayores ingresos, ya que por la misma habitación pasan varios clientes en un día.

P.- La cuestión del precio es muy importante, ya que el sector vive actualmente una “guerra” de precios con la idea de estimular la demanda y atraer al cliente...
R.- Sí, pero eso es un error. Los hoteles están intentando bajar las tarifas, pero la estructura de costes que tienen es muy alta, por lo que al final hacen daño a la cuenta de explotación. Sin embargo, nosotros tenemos los costes muy controlados. Como explicaba antes, un hotel de 100 habitaciones se puede gestionar con seis personas.

P.- ¿Cuándo prevén que se abrirán los primeros hoteles?
R.- Estamos seleccionando suelos y para 2011 se tiene pensada la primera apertura. Aunque, independientemente de la rapidez con la que se montan los hoteles, después está la vertiente legal, que es muy lenta. Algunos ayuntamientos funcionan más rápido que otros.

En cualquier caso, queremos construir cerca de 10 hoteles en los próximos cinco años [con una inversión cercana a los 60 millones de euros] en España, Europa y América. En principio nos centraremos en aquellas capitales de provincia donde los números salgan. Para que esto suceda, la ubicación del suelo tiene que ser buena, en vías de mucho paso y mucha visibilidad, que garanticen una cierta demanda.

P.- ¿Cuál es el capital humano que está detrás de la concepción de este proyecto?
R.- Hay un equipo de personas que han trabajado en otras cadenas hoteleras, a lo que se suma un equipo a nivel técnico (arquitectura), que pertenece a Requena y Plaza. Además, la sociedad la componen cuatro socios y, por último, estoy yo como director general.

publicidad

MÁS INFORMACIÓN

-publicidad-

ÚLTIMAS NOTICIAS